Lámparas colgantes

Uno de los aspectos a tener en cuenta cuando decoramos nuestros domicilios es el tema de la iluminación, claro está que esto conlleva decidir qué tipo de lámparas queremos poner en nuestros techos, teniendo en cuenta que estarán ahí siempre que miremos.

Yo me decanto por las lámparas colgantes, ya que con ellas nunca dejarás tu techo desnudo y siempre llamarás la atención de tus visitas y familiares.

Con las lámparas colgantes das un toque de estilo a tus estancias, quedando inertes de decantaros por los focos internos del techo, algo nada recomendable.



Lámparas colgantes en el salón


Una lámpara colgante en el salón puede dar un ambiente muy majestuoso y más si decides bien su posición, no es lo mismo en un rincón que en el centro del salón.

Siempre cabe la posibilidad de que utilices el salón como comedor, algo muy habitual en cualquier cada del mundo, y para ello necesitas luminosidad adecuada en el lugar donde realizas las comidas.

Por eso una lámpara colgante sobre la mesa del salón ayudará a dar luminosidad y le dará un aspecto novedoso al salón centrando la importancia sobre ese punto tan importante a la hora de convites y festividades.


Lámparas colgantes en el pasillo


¿Recuerdas esas lámparas colgantes majestuosas de las entradas de las películas? Pues tú puedes hacer lo mismo, puedes tener una llamativa lámpara colgante en el pasillo o entrada de tu casa, eso hará que las visitas desvíen la mirada nada más cruzar el umbral de tu puerta.

Más si cabe si cuentas con un techo alto o unas escaleras para subir a una estancia más alta, por lo que puedes instalar una lámpara colgante en el hueco de la escalera, donde podrás observar la bonita lámpara mientras subes o bajas por las escaleras.

Sea como sea, una lámpara colgante nunca va a dejar de llamar la atención que se merece.